Vida de Campus Talleres Extra-Programáticos Concursos Liderazgo Estudiantil Desarrollo Profesional Observatorio de la juventud
Advertisement

Inicio arrow Noticias

Noticias

"DÍA A DÍA TRABAJAMOS PARA PODER APORTAR MÁS AL PAÍS”

Ignacio Sánchez es el undécimo rector de nuestra universidad, la cual cumplió 130 años en junio. Desde su oficina en Casa Central, repasa con Vive la UC los primeros recuerdos que lo vinculan a esta casa de estudios, y proyecta el futuro y desafíos de la institución.

Por M. José Milla / Vive la UC
Julio 2018


2018julio_rectorsanchez_1.jpgTrazos negros, rápidos e imperfectos bosquejan en un papel -ya amarillo por el pasar de los años- la fachada principal de la Casa Central de la Universidad Católica. 130 años de historia son conservados en un expositor de madera y cubierta de vidrio que espera en la entrada a Rectoría. La maqueta de planificación del campus, imágenes de la edificación, cartas y manuscritos de algunos de los exrectores, son parte también de la muestra que se halla en el salón de recibimiento.

Detrás de una alta puerta de madera gruesa e inamovible, se halla la oficina del rector Ignacio Sánchez, quien sentado en una de las sillas tapizadas de color amarillo que dan la espalda a la Alameda, rememora uno de los primeros recuerdos que lo vinculan a la UC.

Con 18 años, pisó por primera vez Casa Central, en marzo de 1979. Era el primero de su familia en ingresar a la UC y no conocía a nadie que hubiese formado sus estudios en la institución. Eligió Medicina, una carrera con fama de alta dificultad, y de inmediato se vio enfrentado a evaluaciones que, reconoce, en un principio le costaron.

“Además, tenía una barrera idiomática porque nuestro principal texto de anatomía era en inglés y yo no sabía mucho, eran situaciones bastante desafiantes y adversas pero que enfrenté con mucho entusiasmo”, admite.

Cuando piensa en las principales virtudes de la UC, es claro en señalar una cosa: la formación universitaria sólida y profunda que, dice, crean el hábito de estar en constante aprendizaje y renovar el saber, teniendo en cuenta que el conocimiento es transitorio. “Lo mejor también es que conocí a mi señora, eso también se lo debo a la universidad”, comenta sonriendo.

En su cuarto año en la universidad, se convirtió en presidente del Centro de Estudiantes de Medicina, hecho que enmarca como uno de los más importantes dentro de su formación. Manejar equipos y hacerse cargo de la coordinación de grandes grupos y proyectos, en un momento que describe como complejo y donde “no había instancias tan abiertas de diálogo”, señala como el principal hito que le formó el carácter de responsabilidad, aprender a dar confianza y confiar en los otros.

2018julio_casacentral.jpgComo presidente del CEMUC tuvo la oportunidad de conversar directamente con el entonces rector, Jorge Swett. Al egresar en 1986, recuerda lúcidamente el nombramiento de Juan de Dios Vial para dirigir la UC, quien fue uno de sus profesores de pregrado. Regresó en 1993 a su alma matter, luego de especializarse en Pediatría en el extranjero, para realizar investigaciones de su área. Allí, rememora haber compartido con el entonces decano de la Facultad de Medicina, Pedro Pablo Rosso, que en el año 2000 se convertiría en rector de la universidad.

“Tuve la suerte de que dos exrectores fueran profesores míos. Rector Vial fue mi profesor en mi segundo año y el rector Rosso también, en el área de nutrición”, relata. “Compartí con ellos como profesores y nunca tuve la percepción de que yo también podía ser rector”.

Sentado en la oficina en la que alguna vez estuvieron quienes le precedieron, narra que él pretendía trabajar en la universidad para ejercer docencia y hacer investigación. Recuerda que, realizando estas labores, los cargos de gestión se le fueron otorgando en medida se iba desarrollando en la Facultad de Medicina, donde también fue decano.

“De ahí después sale mi nombre como eventual rector y estoy donde estoy ahora no es algo que uno se imagine mucho tiempo antes”, comenta.

Para él, la principal fortaleza de la Universidad Católica es su sentido de comunidad. “Cada uno está consciente de cuánto le puede entregar a la UC y cómo la UC forma una familia para un trabajo conjunto. Se crean lazos de amistad, lazos de pertenencia”, enfatiza Sánchez.

Estando en su segundo mandato a cargo de la UC, desde que fue reelegido en 2015, sonríe disimuladamente al expresar qué significa para él el representar a una de las universidades más importantes de Chile. “Una alegría, una satisfacción, una responsabilidad muy grande. Día a día se trabaja para que esta institución pueda aportarle más al país”, remarca.

Con ocho años como rector, enumera los desafíos que la UC deberá enfrentar. En primer lugar, seguir aportando desde la propia misión y origen a la sociedad, dice, sin perder la identidad misma de la Universidad Católica. En segundo punto, continuar creciendo en calidad y equidad, logrando acoger a estudiantes de cualquier ámbito del país. Como tercer término, lograr innovación y creación de conocimiento para Chile, pero siempre con transferencia directa a la sociedad. En cuarto aspecto señala la internacionalización de la universidad. “Tiene que ser cada vez más global. Debemos enviar y recibir alumnos del extranjero, tenemos que formar parte de este mundo global”, explica. Por último, el rector hace una pausa y desarrolla lo que es para él el desafío más importante: el compromiso público de la UC.

“La Universidad Católica no tiene fines particulares, propios o exclusivos. Sus fines son públicos, en beneficio del Bien Común de la sociedad. Cuando entregamos buenos profesionales pensamos en que se inserten en una comunidad, cuando estamos creando conocimiento lo hacemos con el fin que beneficie a la sociedad”, manifiesta.

Mirando sus manos, entrelazadas sobre su regazo, expresa con un tono pausado sus deseos y proyecciones sobre la UC. “Tendremos un liderazgo consolidado en el país y en Latinoamérica, seguiremos creciendo y potenciando nuestra calidad, gente de muy bien nivel querrá enseñar, estudiar y trabajar con nosotros”, enuncia, señalando que se dará un círculo virtuoso de talentos.

Ignacio Sánchez es el undécimo rector de la Universidad Católica y será el líder de la institución hasta marzo de 2020. Al pensar en el término de su mandato, recorre con la mirada su oficina en el segundo piso de la fachada original de Casa Central, como si ya extrañara la estancia. Expresa con una breve sonrisa, sus deseos sobre cómo quiere ser recordado.

“Como un rector que entregó lo mejor de sí durante su período, que potenció el sentido de comunidad universitaria en una época donde la inclusión y la equidad se incentivaron, y la calidad de nuestro quehacer en docencia e investigación siguió un camino de crecimiento”, manifiesta.

Sánchez se levanta de la silla y se coloca la chaqueta de su terno, de la que prende en su pecho un luminoso y metálico broche del escudo de la universidad. Lo luce orgulloso y se prepara para su siguiente reunión.


[Volver]
 
 
Dirección de Asuntos Estudiantiles
Libertador General Bernardo O’Higgins 340, oficina 206
Fono 223542774
Santiago – Chile

Campus San Joaquín, Aulas Lassen 2º piso
Fono: 223545903
QUIENES SOMOS / CONTACTO
 
Preguntas frecuentes [Más preguntas frecuentes]